In: cadena de suministro

De acuerdo con los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, a febrero de 2017 se registraron cerca de 240.000 ensayos clínicos, en todos los 50 estados de EE. UU. y 195 países. Lo que es más impactante, más de la mitad de estos ensayos se llevaron a cabo a nivel global (es decir, no en EE. UU.). Las instalaciones de ensayos clínicos globales tienden a ser más dispares geográficamente: son también culturalmente distintas, con regulaciones diferentes y a la merced de redes e infraestructura de transporte especiales. Aunque los beneficios de los ensayos a nivel mundial han sido apreciados durante décadas, las implicaciones aún no se comprenden completamente por muchos de sus patrocinadores. Típicamente, al interior de las organizaciones patrocinadoras, se percibe que la mejor solución para la globalización es escalar los procesos de abastecimiento y suministro de materias primas. Sin embargo, el enfoque de abastecimiento de materias primas no se ajusta a todo el alcance de los desafíos de gestión que tiene el diseño de protocolos multi-país y multi-instalación. Estos desafíos no solo afectan el abastecimiento, sino también la eficiencia, cumplimiento, distribución, privacidad, ética y presupuesto. El valor y los beneficios de una alternativa sistémica, llamada la Gestión de la cadena de suministro clínica y complementaria, se exploran en este documento.

¿ESTÁ LISTO PARA OPTIMIZAR SU CADENA DE SUMINISTRO?

Solicite una revisión de suministro médico y complementario, completamente de cortesía